sábado, 25 de abril de 2020

Buscando al Dr. Sicua con Florentino L. Cuevillas: Mister Sequah en Auria, 1892

Anuncio productos Sequah en La Ilustració catalana, 15 de abril de 1892, n.º 282, página 16.
BUSCANDO AL DR. SICUA CON FLORENTINO L. CUEVILLAS: 
MISTER SEQUAH EN AURIA, 1892

  por David Simón-Lorda


Florentino López Cuevillas (1886-1958)
En estos días de lecturas en tiempos COVID-19, nos metimos en una relectura del libro "Cosas de Orense", que contiene artículos publicados por Florentino López Cuevillas en el diario "La Región" en los años 50. Fue un libro publicado por el Concello de Ourense en homenaje al autor, fallecido en 1969. Estudió Farmacia, pero trabajó como Funcionario de Hacienda, pero sobre todo es conocido por su participación en el Grupo Nós, y es considerado como el padre de la arqueología moderna gallega. 
López Cuevillas F.  Cosas de Orense. Ourense: Ayuntamiento de Orense, 1969

El libro "Cosas de Orense" recoge un texto que se titula "El Dr. Sicua". En dicha columna de la que extraemos algunos párrafos, nos presenta Don Florentino al Dr. Sicua:
  • "Hace ya cincuenta y tantos años, allá por el 1892, se puso Orense en contacto por primera vez con los métodos comerciales y con la propaganda de tipo norteamericano. Fue un contacto corto, que casi no dio tiempo para que la gente se enterara de que detrás de todo aquel prodigado en carteles y octavillas, y detrás de la música estruendosa, de los discursos a toda voz y de los trajes exóticos, no había más que una especie de Dulcamara, una especie de charlatán, idénticos a los que subidos a una mesa pregonan o pregonaban en campos de feria y plazas de mercado, las excelencias de sus medicamentos infalibles [...] Orense esperó curioso lo que iba a acontecer, pero la llegada de Sicua, sensacional y ruidosa, superó todas las esperanzas.[...] 
  • Sicua apareció vestido como uno de esos jefes indios ante los ojos admirados de los orensanos, y no bien apareció, en una especie de plataforma unida al coche, empezó a hablar. Hablaba en inglés con voz segura y gesto reposado, pero al final de cada párrafo, el intérprete, colocado junto a él, relataba las cosas vertiendo los conceptos al castellano. ¡Y era bien digno de entenderse aquello! Los estudios de Sicua, sus investigaciones y viajes; los secretos arrancados con mil peligros a terribles hechiceros indios, el hallazgo de plantas de propiedades curativas maravillosas, la fabricación de dos medicinas antes las cuales el reuma retrocedía como una fiera herida; las dos medicinas que nunca fallaban: el aceite Sicua y la flor de Sabana, que desde día siguiente se venderían en la farmacia de Don Fulano, sita detrás del ábside la Catedral, mientras el doctor abriría su consulta en un local de la calle del Instituto...[...] 
  • Hubo colas enormes. Las que empezaban en la farmacia donde se despachaban las medicinas, casi daba una vuelta en torno a la catedral. La que se iniciaba en el consultorio del doctor Sicua pasaba de la Barreira, y mientras aquello duró, Orense se vio concurrido como en los días de feria…[...] Hasta que un día el doctor Sicua, su coche, su traje de sioux y sus acompañantes, tomaron rumbo para otras latitudes" (López Cuevillas, 1969). 

DEL DR. SICUA A MR. SEQUAH
Lo que recoge Don Florentino en su texto de "Cosas de Orense" fue el paso por la ciudad de alguno de los "delegados" de la compañía SEQUAH...Posiblemente se lea como "sicua" en inglés, de ahí el nombre que Cuevillas le asigna.
Fundada por el británico William Henry Hartley, quien fue un curioso personaje que abandonó sus estudios de medicina para convertirse en charlatán (y empresario) ...Sus productos SEQUAH (supuestos remedios nativos americanos) se vendieron con éxito entre 1886-1895 en Gran Bretaña e Irlanda...y también en España (Barcelona, Mallorca, Sabadell, Valladolid, Haro, Galicia...).

Anuncio productos Sequah en La Ilustració catalana, 15 de abril de 1892, n.º 282, página 16.


De su paso por Ourense dieron noticia los periódicos gallegos. A modo de ejemplo, "El Correo gallego: diario político de la mañana" con fecha de 20 de agosto de 1892, "se encuentra actualmente en Orense el célebre Mister Sequah", tras haber visitado ya A Coruña, Lugo y Chantada.
Afirmaba tener recetas de los nativos americanos que curarían todo tipo de enfermedades. Hartley eligió el nombre de Sequah y comenzó vendiendo la "Flor de la sabana de Sequah" y el "Aceite de Sequah", que afirmaba podría curar todos los males. La demanda de los productos creció y creció.... y Hartley tuvo que contratar más 'Sequahs' para viajar por todos los países en sus propios carros. Para 1890 Hartley tenía 23 'Sequahs' trabajando para él.

Su "espectáculo médico" itinerante, se basaba en un carruaje o una caravana, una plataforma con asistentes disfrazados de 'vaqueros e indios' que atraían a grandes multitudes a donde quiera que fueran con su espectáculo de magia, pociones y lociones del Salvaje Oeste. Estos espectáculos consistían en un acto de calentamiento de música y otros entretenimientos que atraían a una multitud para que el vendedor ambulante comenzara su presentación. Siempre había alguien listo para ponerse de pie con una historia de su propia cura milagrosa de 'Sequah Prairie Oil'. también solía hacer extracciones dentarias como parte del espectáculo.
Antes de que el carro de Mr. Sequah llegara a la ciudad, se repartían volantes y folletos, como si viniera un circo a la ciudad, así como solían insertar muchos anuncios en la prensa local.

El carruaje de Mr. Sequah en una plaza de Palma de Mallorca, 1892
  Tomado de https://guillermomeijon.es/es/vox-mister-sequah-cabalga-de-nuevo/
   
La clave del éxito financiero de Hartley en muchas ciudades era la de dejar sus medicamentos en los mostradores de las farmacias locales (con las que había negociado un acuerdo previo), lo que permitió que su producto siguiera vendiéndose mucho después de que se mudara.
Tras la ilegalización en Gran Bretaña de la práctica de vender medicamentos patentados de esa manera, la empresa entró en liquidación en 1895 y fue liquidada el 26 de marzo de 1909.

Tomado de https://fotosantiguasdemallorca.blogspot.com/2011/06/curanderos-charlatanes-y-sinverguenzas.html


REACCIONES DE LAS AUTORIDADES SANITARIAS A LAS VISITAS DE MR, SEQUAH
En la prensa española de la época del año 1892 se recogen noticias acerca de las quejas de médicos y farmacéuticos ante las autoridades por los espectáculos de Mr. Sequah y por la venta de sus productos. Ocurrió así en Haro (Logroño), en Valladolid...También en Lugo, en donde uno los médicos locales más famosos de la época, Jesús Rodríguez López "Gambetta" se posiciona contra los métodos de Sequah (El secreto de Sequah, El Regional, 23 de junio de 1892)....

Ya hemos comentado que Mr. Sequah solía colocar o acordar la venta de sus productos en alguna farmacia local. Y cómo en la crónica o columna de López Cuevillas se nos detalla que en Ourense: 
       
"el aceite Sicua y la flor de Sabana, que desde día siguiente se venderían en la farmacia de Don Fulano, sita detrás del ábside la Catedral, mientras el doctor abriría su consulta en un local de la calle del Instituto[...]Hubo colas enormes. Las que empezaban en la farmacia donde se despachaban las medicinas, casi daba una vuelta en torno a la catedral"(López Cuevillas, 1969).

Pese a esta relación comercial de alguno de los farmacéuticos de Auria con la venta de los productos Sequah, lo cierto es que hubo también quejas o denuncias por parte de otros. 

Anuncio de aceite de sequah y flor de pradera, ca. 1890. Referencia de la Biblioteca Wellcome: GC / 69 .

Así, en la revista "La Farmacia Moderna" del número de septiembre de 1892, se publica una denuncia o queja del farmacéutico ourensano Antonio Fernández Reinoso en relación con la práctica y prescripción del charlatán:  
  • "Señores Directores de LA FARMACIA MODERNA. Muy señores míos y de mi consideración más distinguida: con objeto de que los lectores de su interesante Revista se enteren y se hallen dispuestos á no consentir en sus respectivas localidades la infracción de las leyes sanitarias, voy a permitirme denunciar un grave suceso, ocurrido en Orense, del que ha sido víctima D. Germán Vázquez Guerra, del comercio de aquella capital. 
  • Venía padeciendo, dicho señor, una afección gastro-intestinal, cuando en mal hora acudió á la pericia de Mister Sequah y utilizó sus remedios especiales, tan especiales que en breve le produjeron una violenta excitación nerviosa, ó más bien un verdadero enloquecimiento, alternado con períodos de colapso, que motivaron la determinación de llamar con toda urgencia á los doctores Quesada y Rivera.
  • Gracias á los medios empleados por ambos médicos y á la oportunidad con que lo hicieron, logróse dominar en parte tan terribles accesos; pero continúa el estado de perturbación mental en el enfermo y no es fácil preveer el desenlace que tendrá tan inopinada dolencia.
  • Véase, pues, á cuan funesto resultado se ha llegado por consentirse el ejercicio de ambas profesiones en una capital donde hay Junta provincial de Sanidad, cuyo presidente nato es el Gobernador civil y de ella forman parte los Subdelegados de Medicina y Farmacia. Hubiérase cumplido por dicha Junta lo que la Dirección general de Beneficencia y Sanidad preceptuara en reciente Circular, con relación á los remedios secretos de Sequah y habríanse evitado esta desgracia- y algunas otras que han ocurrido en Logroño y varias localidades más.
  • Aprovecho gustoso esta triste ocasión para ofrecerme de ustedes affmo. y atento, s, s., Antonio Fernández Reinoso." (La Farmacia Moderna, 1892 septiembre, Tomo III, Año III, Número 26).
No hemos logrado rastrear otras noticias en la prensa o en documentación de la época relativas a Ourense. 
El farmacéutico Antonio Fernández Reinoso tenía su botica en la Plaza Isabel la Católica y era uno de los más importantes de la ciudad. Además, formaba parte del Colegio Médico-Farmacéutico que funcionó en Ourense en 1885 y finales del siglo XIX. También formaba parte de dicha asociacion profesional el Dr. Ramón Quesada Borrajo, quien fue el primer presidente de dicho colegio, y al cual hace referencia la noticia. El Dr. Quesada junto con el Dr.José María Rivera, lideraban en Ourense en aquellos años una importante institución sanitaria dedicada a la vacunación contra la viruela: el Instituto de Vacunación directa Quesada-Rivera

Desconocemos en cuál de las boticas ourensanas se pudieron haber vendido los productos Sequah. En el texto de Cuevillas se hace referencia a alguna farmacia situada “en los ábsides de la Catedral”, lo cual nos lleva a pensar que se refiere a la calle de la Unión o a la calle de las Flores (actual Plaza de Los Suaves) ...
En aquellos años, en esa zona estaba la “botica de Romasanta”, si bien este farmacéutico fallece en 1890. En 1895 la viuda de Juan Romasanta Guede traspasó su botica en la calle Unión al farmacéutico José Fernández Martínez.

Poco mas rastro hay a dia de hoy acerca del paso por la ciudad de Ourense de este "curandero cowboy" de finales del siglo XIX....Es curioso que sin embargo en otros lugares como Sabadell han recuperado y mantenido la memoria de este personaje, e incluso en el Diario de Sabadell han realizado algunas tiras de cómic sobre él (comic obra del periodista y dibujante Guillermo Altarriba...el cual ha publicad reciente en la misma línea sobre algún monumentos y personajes ourensanos: estatua del Padre Feijóo, Leyenda de Santa Eufemia..).


ENLACES:
López Cuevillas, F. (1969): "El doctor Sicua". En López Cuevillas F.  Cosas de Orense. Ourense: Ayuntamiento de Orense. Págs.278-280


Y Mister Sequah llegó a Mallorca 

El ascenso y la caída de Sequah

Por boticas y tertulias ourensanas (I): la Farmacia de Antonio Fernández Reinoso y la plaza de Isabel La Católica


Mister Sequah en Mallorca
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

  por David Simón-Lorda (abril de 2020)

No hay comentarios: