sábado, 29 de julio de 2017

Médicos republicanos presos durante la Guerra Civil y posguerra en Camposancos ( A Guarda-Pontevedra): A propósito del documental “Memorial Camposancos”


 El Dr. Francisco Bejarano Fraile (a la izquierda) en la cárcel de Camposancos en 1940. Foto cedida por su familia para el libro "Médicos ourensanos represaliados en la Guerra Civil y en la posguerra" (2002 y 2010, Ed. Fundación Dez de Marzo), autor libro David Simón. http://www.f10m.org/nova/226

MEMORIAL CAMPOSANCOS
A través de Luis Miguel Cuervo Fernández, hemos tenido noticia de que el documental “Memorial Camposancos” ya está en Internet.

Dirigido por José Ballesta y Miguel Anxo Fernández, “Memorial Camposancos”, intentó y en parte logró, recuperar la memoria histórica de los más de tres mil presos, en su mayoría asturianos capturados tras la caída del Frente Norte, que pasaron por el campo de concentración de CAMPOSANCOS-A Guarda (Pontevedra). Este campo de concentración, mas bien cárcel, estaba situado en el antiguo Colegio de los Jesuitas de Camposancos, en la orilla del río Miño, que hacía de frontera con Portugal.  La cárcel de Camposancos llega a tener 1.660 prisioneros en Junio de 1938. 
 El documental logró aunar muchos apoyos, contando con la colaboración de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo, los ayuntamientos de Gijón, Avilés, Mieres y Langreo, la Fundación Juan Muñiz Zapico y la Xunta de Galicia.

Colegio Jesuitas Camposancos A Guarda, Pontevedra. Postal años 20. Tomada del  libro "Médicos ourensanos represaliados en la Guerra Civil y en la posguerra" (2002 y 2010, Ed. Fundación Dez de Marzo), autor libro David Simón. http://www.f10m.org/nova/226

STORIES DE UN MÉDICO REPUBLICANO EN LA CÁRCEL DE CAMPOSANCOS..Y EN LA DE SANTA ISABEL (SANTIAGO): EL DR. FRANCISCO BEJARANO FRAILE.


Hubo médicos republicanos encarcelados en dicho penal-campo de concentración, entre ellos el doctor Francisco Bejarano Fraile.
El doctor Francisco Bejarano Fraile (Valladolid, 1900 – Ribadavia, Ourense, 1981) estudió la carrera de Medicina en Valladolid, y en plenos estudios fue destinado a Marruecos en 1922. Obtiene el título en 1926. Inicialmente trabaja en Málaga, y posteriormente en Aldeanueva de Guadalajara, donde funda y preside el Partido Comunista local. Llegará a ser secretario del Colegio de Médicos de Guadalajara, así como Inspector Municipal de Sanidad de dicha provincia antes del inicio de la Guerra Civil.
Al iniciarse la sublevación militar contra el gobierno de la República se alista voluntario en el Batallón Rosemberg en Sanidad. Estuvo en diferentes frentes hasta casi el final de la guerra en que es destinado al Hospital de Guadalajara. Ejerció como capitán médico en el bando republicano. Al terminar la guerra, ya casado y con tres hijos, es condenado a muerte, de la cual se salva gracias a la intervención de su padre, abogado de profesión que conocía a Queipo de Llano y a otros generales. Es indultado de la pena de muerte y condenado a doce años y un día de cárcel por delito de “auxilio a la rebelión”. Sufre prisión primero en Guadalajara, siendo trasladado en 1940 a la cárcel de Camposancos.
 Junto con otros muchos presos, y debido a una epidemia de chinches y pulgas, fue trasladado a finales de 1941 a la cárcel de Santa Isabel (Santiago) hasta marzo de 1942. La vida en la prisión de Santa Isabel con más de mil prisioneros políticos, y algunos comunes, era extremadamente dura, ya que casi una docena de personas morían diariamente por inanición y avitaminosis. Bejarano se hizo cargo de la Enfermería como “médico recluso” tanto en Camposancos como  en Santa Isabel. En ambas cárceles continuó su labor de militancia y reorganización política.
Por intercesión del cirujano traumatólogo Manuel Álvarez Álvarez y del doctor Morandeira, que lo conoció estando en la prisión de Santa Isabel, consiguieron que saliera de la cárcel y que fuera desterrado a Cortegada de Baños (Ourense), en donde tenía familiares el doctor Álvarez. Estuvo en libertad condicional hasta mayo de 1945.
Al llegar a Ourense inmediatamente intenta colegiarse, pero inicialmente le es denegado el permiso. No lo conseguirá hasta 1946.
En Cortegada trabajó durante siete años como médico por libre ya que el gobierno franquista le privó de todos sus derechos profesionales. Estuvo sancionado económicamente hasta el fin del franquismo. Posteriormente desde 1951 ejerció, siempre privadamente, en Castrelo de Miño durante tres años y, finalmente, en Ribadavia desde 1954 hasta su jubilación. Sólo en los últimos años le ofrecieron alguna sustitución en el SOE.

El Dr. Francisco Bejarano Fraile  a su salida de la cárcel de Santa Isabel (Santiago) aprox. 1943.. Foto cedida por su familia para el libro "Médicos ourensanos represaliados en la Guerra Civil y en la posguerra" (2002 y 2010, Ed. Fundación Dez de Marzo), autor libro David Simón. http://www.f10m.org/nova/226

El Dr. Francisco Bejarano Fraile  en años 50 . Foto  de su ficha en Colegio de Médicos de Ourense. Tomada del libro "Médicos ourensanos represaliados en la Guerra Civil y en la posguerra" (2002 y 2010, Ed. Fundación Dez de Marzo), autor libro David Simón. http://www.f10m.org/nova/226

Documento del expediente personal del  Dr. Francisco Bejarano Fraile en Colegio de Médicos de Ourense, en el cual se le niega la posibilidad de colegiarse.  Tomada del libro "Médicos ourensanos represaliados en la Guerra Civil y en la posguerra" (2002 y 2010, Ed. Fundación Dez de Marzo), autor libro David Simón. http://www.f10m.org/nova/226

A Galicia llega clasificado como “comunista peligroso”, por lo que durante años tuvo que pedir salvoconductos a la Guardia Civil para realizar desplazamientos a Ourense o a cualquier otro lugar. Pese a estar en libertad vigilada no perdió oportunidad de contactar con la guerrilla antifranquista.
Aún hoy en día se oye hablar de Bejarano a los ancianos de la comarca de Castrelo de Miño y Ribadavia: “Íbamos a que nos mirara Bejarano”. Era como ir a buscar “a Fonte Limpa”, – como se decía en el argot popular al referirse al prestigio de la Escuela Médica Compostelana–. Era una mirada que implicaba el “baixarse bén”, “mirar por el enfermo”....


A MI PADRE
 (Versos de “Recuerdos”, de R.J. Bejarano (hijo del Dr. Bejarano))
....Tu figura estilizada,
pelo negro, mentón firme
energía irradiaba
y había un no se qué
de valentía sellada
a pesar de los pesares
de las fatigas pasadas,
Camposancos, Santa Isabel,
guerra siempre en las entrañas
entregando lo mejor.
Cadenas rotas
estallan en tu pecho
a golpes de martillo,
clavos de fuego has grabado
en el corazón del yunque.
Traje gris a rayas, impecables,
así te recuerdo.....

Camino junto a mi padre,
médico del lugar
y juntos cruzamos montes
con seguro y firme andar,
recorremos las montañas
caminamos junto al mar
y pedimos al futuro
un destello singular.

(Versos de “Recuerdos”, de R.J. Bejarano)






Mas información sobre Dr. Bejarano en el libro "Médicos ourensanos represaliados en la Guerra Civil y en la posguerra" (2002 y 2010, Ed. Fundación Dez de Marzo), autor libro David Simón. Ver http://www.f10m.org/nova/226

++++++++++
Enlaces: 
80 anos da Guerra Civil de Espanha lembrados em Caminha. Camposancos: um campo de concentração e de extermínio diante dos nossos olhos 

No hay comentarios: