lunes, 10 de enero de 2011

Algunas cosas nuevas -y viejas- sobre la historia del Manicomio de Conxo-Santiago de Compostela (en el 125 aniversario de su apertura)

Foto tomada de artículo en  "Galicia Moderna", Pontevedra n.22, 1898

Aun está por escribir la historia (¿definitiva?) del Manicomio de Conxo, el cual cumplió en el 2010 su 125 aniversario, pero año a año se añaden, desde diferentes ópticas y encuadres, nuevos aportes investigadores/documentales a la historia de este centro asistencial y a la de los profesionales que en él trabajaron.
Así, desde la profesión médico- psiquiátrica recordar sólo a algunos de autores como Emilio González Fernández, José García, Demetrio Barcia Salorio, José Carro Otero, José Luis Mediavilla, Tiburcio Angosto, José Andrés Gago Pérez, David Simón …, pero también hay trabajos desde el gremio de  los historiadores/sociólogos profesionales. Aquí son fundamentales los aportes de José Antonio Durán, de Ricardo Gurriarán , del Álbum da Ciencia del Consello da Cultura Galega, y también los de Alfredo Couselo Barrio (2001) y su maestro el prof. Pose Antelo (1992) (los textos de estos dos últimos autores citados los desconocíamos hasta fechas recientes ). El manicomio de Conxo y sus vicisitudes siempre dieron mucho juego en la prensa, y a lo largo de su historia hay numerosos de trabajos del género periodístico. Por citar algunos: desde José López de la Vega en El Siglo Médico (1864) a Ángel Padín en “Vida Gallega” (1960) o algunos trabajos en la revista Triunfo como el del mítico columnista Luis Carandell en 1974. Desde otros enfoques y disciplinas sabemos de algunos trabajos en ciernes (como el de la catalano-ourensana María Ruido, o el del sociólogo gallego Torres Cubeiro) que tratarán de explorar la Historia e historias de este centro desde sus particulares puntos de análisis.

Hoy traemos al blog uno de los últimos trabajos que conocemos sobre la historia del Psiquiátrico. En la magnífica librería Couceiro de la capital de Galicia adquirimos hace unos días el libro “El hospital de Conxo, Una historia de la psiquiatría” (2010), escrito por los psiquiatras compostelanos José Andrés Gago Pérez y Ana M. Gago Ageitos, y editado por la Fundación Pfizer. El primero de los autores ha trabajado casi toda su vida profesional en dicho centro. Aporta el libro (breve en su extensión, 85 págs.) numerosa iconografía, parte de ella conocida pero otra no tanto y nos referimos a fotografías de finales de los años 60, poco antes de ser vendido el Manicomio a la Diputación de A Coruña. En ellas podemos ver a un interesantísimo personaje que lideró la dirección médica del centro desde 1932 a 1970. Nos referimos al neuropsiquiatra Ramón Rodríguez Somoza (1899-1994). Conocíamos gran parte de su biografía gracias a los trabajos de autores antes citados, entre ellos un trabajo de José Andrés Gago en la revista SISO/SAUDE (boletín de la Asociación Galega de Saúde Mental), pero no habíamos tenido la suerte de disponer de fotografías/retratos de Rodríguez Somoza hasta este libro.

El neuropsiquiatra Ramón Rodríguez Somoza (centro) con Cardenal Quiroga Palacios(arzobispo de Santiago), en un acto en Manicomio de Conxo, 1969 (tomado y modificado de Gago y Gago, 2010)
Se echan en falta numerosas referencias bibliográficas que hubiesen enriquecido el libro, y sobran algunas apreciaciones personales en los capítulos que analizan los períodos más recientes. También creemos que en un texto tan breve se dedican demasiadas páginas a la historia general de la psiquiatría y las terapéuticas psicofarmacológicas, aunque suponemos que los autores lo habrán hecho pensando en que iba a ser un texto leído por gentes ajenas al mundo “psi” y que dichas líneas servirían de orientación a los lectores. Una vez hechas estas apreciaciones, hay que resaltar que hay aportaciones muy interesantes en el texto, fundamentalmente en capítulos como el dedicado a los antecedentes de la apertura del psiquiátrico. Conocimos hace poco a través de los trabajos de José A. Durán la importancia que tuvo la coruñesa Juana de Vega en el arranque del proyecto de Manicomio de Conxo, y los Gago lo destacan también muy claramente en su libro. No  mencionan sin embargo lo ya publicado respecto a las negociaciones entre Iglesia, Diputación y Estado Central en torno a la definitiva apertura del Manicomio de Conxo en 1885 bajo el control y explotación de la Iglesia compostelana y accionistas cercanos.
Parte del capítulo dedicado al período de Rodríguez Somoza al frente del centro es novedoso y demuestra la admiración de los autores por la figura del psiquiatra galleguista y discípulo de Cajal que estuvo tantos años como director en Conxo.
También hay que resaltar  todo el material aportado en el libro en torno a la vida diaria en el manicomio y la laborterapia allí desarrollada. Se abren a vías a explorar en futuras investigaciones algunos aspectos como el uso de la hidroterapia en los primeros años de funcionamiento del Manicomio, especialmente en la época de Timoteo Sánchez Freire como director (1885 a 1912). 
Damos la enhorabuena a los autores por su aportación a la historia de la psiquiatría gallega y quedamos a la espera de los siguientes libros o trabajos que exploren la historia del Manicomio compostelano.