sábado, 19 de junio de 2010

Concepción Arenal y Ourense: unas líneas y referencias sobre una estatua olvidada por la ciudadanía ourensana

Coincidieron ayer en dos de los medios/autores que seguimos desde nuestra redacción de "Diario de un médico de guardia" varias referencias/noticias sobre Concepción Arenal (Ferrol, 1820 - Vigo, 1893) 
En primer lugar un extenso texto de Suso de Toro en el Suplemento "Luces de Galicia" en "El País" (edición Galicia). En su artículo titulado  A voz que clama xustiza, Suso de Toro da un repaso por la biografía de Concepción Arenal, una historia de compromiso con las reformas sociales desarrollada desde una complicada posición  personal católica y liberal (un liberalismo "progresista-igualitarista" del XIX, no confundamos con el  "neoliberalismo-neocon-ultraintegrista religioso" del siglo XXI en el que militan muchos políticos y élites de influencia de nuestro entorno estatal y autonómico) :
"Aquela intelixentísima galega nacida no Ferrol de 1820 é unha figura anómala na historia española. A súa ideoloxía non é binaria, con dous polos enfrontados. Une a piedade cristiá, a caridade, coa cultura democrática. Ela fai unha síntese útil. Partindo dunha idea relixiosa da vida á que non renuncia propón unha sociedade de persoas libres e compasiva, procura a liberdade e tamén a xustiza. A súa obra é todo un programa político e ideolóxico, malia que ela preferiu un campo distinto do debate político, preferiu ser unha reformadora social".
Autora de varios libros entre ellos "La beneficencia, la filantropía y la caridad", Madrid, Imprenta del Colegio de Sordo-Mudos y de Ciegos, 1861, o el "Manual del visitador del pobre", Madrid, Imprenta de Tejado, 1863su labor fue reconocida ya en vida y se le hicieron numerosos homenajes a su muerte ocurrida el 4 de febrero de 1893.
Así en 1893, dos conocidos abogados progresistas de la ciudad de Ourense (Alberto García Ferreiro y Vicente Nomdedeu Pardo), inician el proyecto de erigir una gran estatua en honor a Concepción Arenal, y dirigen una solicitud al Ayuntamiento para que señale el lugar para su emplazamiento. Además en “El Derecho”, periódico progresista y republicano que dirigía Vicente Nomdedeu se publica en febrero de 1893 un número especial del diario en homenaje a Concepción Arenal. En esa edición colabora buena parte de la intelectualidad gallega y de las personalidades políticas del momento, entre ellos Alfredo Brañas, Salvador Cabeza de León, Joaquín Díaz de Rábago, Marcelo Macías, Montero Ríos, Alberto García Ferreiro  y Juan Barcia Caballero, el insigne psiquiatra de Conxo.
Por acuerdo del Ayuntamiento de Ourense se designa la plaza del Obispo Cesáreo, un lugar de preferencia en la parte alta de la Alameda de la ciudad a pocos metros de la Plaza Mayor y delante de la fachada del Antiguo Hospital de San Roque para erigir la estatua. El monumento fue fruto de una colaboración entre tres profesionales: el escultor Aniceto Mariñas, el pintor Ramón Parada Justel y el arquitecto Daniel Vázquez-Gulías (Este último fue el más importante arquitecto del Ourense modernista, y autor entre otras obras del Gran Hotel de la Toja o del Centro Gallego de La Habana).
Precisamente con esta estatua de Concepción Arenal erigida en Ourense, enlazamos con la otra referencia a reformadora ferrolana que apareció ayer en los medios/autores "favoritos" de "Diario de un médico de guardia": el blog "Ourense no tempo" del amigo Rafa Salgado. Se hablaba ayer de las postales históricas de Ourense que debieran figurar en aquel que inicie una colección sobre el tema, y entre ellas figuran varias sobre dicha estatua de Concepción Arenal. Entren en el enlace "Cartofilia Ourensá I" y verán varias de esas y otras postales. ( Insertamos una imagen (tomada de una serie que publicó el periódico "La Región" hace unos años), en la que además de verse la estatua de Concepción Arenal, se puede ver la imagen del antiguo Hospital de San Roque (situado en el solar en donde hoy está el edificio de Correos)).


Creemos que fue un gran error el trasladarla hace unas décadas a su emplazamiento actual delante del Palacio de Justicia. Desde "Diario de un médico de guardia" nos entristece ver cómo Concepción Arenal es actualmente conocida en la ciudad por ser el nombre de la plaza en la que jovenes y maduros realizan rituales de celebración de triunfos futboleros, en el más puro estilo gamberro-hooligan... La gran mayoría de la ciudadanía ourensana desconocen la labor y el símbolo de Concepción Arenal en la sociedad y la asistencia de beneficencia de su tiempo. Lean el artículo de Suso de Toro en "El País".

3 comentarios:

Jesús garrido dijo...

Excelente, me ha gustado.

David Simón dijo...

'La visitadora de cárceles', el compromiso con la justicia de Concepción Arenal.
http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/03/galicia/1330769199.html
Un film narra su papel como pionera en la reforma del sistema penitenciario.
El rodaje recrea en Ferrolterra la prisión de mujeres en la que trabajó.
Blanca Portillo da vida a una escritora llena de 'fuerza y paz interior'.
La película reivindica la aportación de una mujer de la que 'nadie se acuerda'.

Anónimo dijo...

La estatua de Concepción Arenal
09.02.2013 | 00:00
http://www.farodevigo.es/portada-ourense/2013/02/09/estatua-concepcion-arenal/754852.html

MANUEL MENOR CURRÁS Este cuatro de febrero se ha cumplido el 120 aniversario de la muerte, en Vigo, de Concepción Arenal Ponte en 1893. Había nacido en Ferrol en 1820. Por medio, había transcurrido una vida repartida ampliamente por Cantabria (Armaño y Potes), Madrid y A Coruña, con preocupaciones que a muchos de su época resultaban extrañas -y más en una mujer con buena educación- por ocuparse de problemas acuciantes como los que afectaban a las mujeres -por la minoración legal que implicaba el nulo reconocimiento de sus capacidades-, o a los obreros y a la sociedad en general, a causa de la pobreza que generaba la ausencia de una regulación justa de los derechos en el trabajo.

Nada de ello supe mientras, de pequeño, pasaba a diario ante su estatua camino de mi colegio en la calle de La Libertad. Por entonces, en los primeros cincuenta del siglo pasado, todavía estaba ubicada, muy prominente -tal vez con unos seis metros de altura-, en los jardinillos de la parte alta de la Alameda conocida como Plaza del Obispo Cesáreo. Por más que leía las cartelas de su pedestal, no entendía a qué podían referirse aquellos escuetos textos en bronce que, sin duda, tenían que ver con lo que aquella mujer representada hubiera hecho o dicho. Importante tenía que ser cuando, junto a la estatua del Padre Feijóo, la de Dña. Concepción casi tenía la exclusiva en marcar significativamente un espacio urbano céntrico. Hoy, deslocalizada en la segunda mitad de los sesenta hacia una isleta de la plaza que lleva su nombre, frente al Palacio de Justicia, sigo sin poder leer bien aquella epigrafía que todavía acompaña a la efigie broncínea que hiciera en 1898 el escultor segoviano Aniceto Marinas. Fijada ahora en un plinto menos elegante que el que había diseñado el pintor orensano Ramón Parada Justel para el privilegiado lugar primero, pretender leerla en este emplazamiento urbanístico ahora es, además de voluntarioso, no poco arriesgado, por lo poco sugerente del conjunto resultante en aquel casi no lugar aturdido de tráfico. Dudosamente, las nuevas generaciones de orensanos pueden verse incitadas a entender -mejor que yo en mi infancia- quién haya sido la ilustre ferrolana y por qué le hubieran erigido una escultura pública en Ourense.... Mes en el enlace)