miércoles, 31 de agosto de 2011

A propósito del post "Camiños do exilio" en jeanfrujo.blogspot.com

Recomendar desde aquí a los lectores del blog la lectura del post  "ourensano""Camiños do exilio" en el blog amigo jeanfrujo.blogspot.com . Nos da su visión y reflexiones sobre un viaje reciente a la zona del Sureste de Francia en donde miles de refugiados republicanos que escaparon de España en febrero de 1939 al terminar la Guerra Civil  fueron internados en campos de refugiados-concentración.  Argelés-sur-Mer, Colliure....son visitados por Jeanfrujo quien reflexiona sobre el exilio y la tragedia de aquellos tiempos.
La entrada de Jeanfrujo rápidamente nos llevó a rebuscar en nuestro archivo varias imágenes de un pintor-escultor republicano gallego que también sufrió el internamiento en esos campos franceses y dejó varias obras como testimonio. Se llamaba Uxío Souto
Supimos por primera vez de la figura de Uxío Souto (Cuntis, 1905- México,1990) en la magnífica exposición "Memorial da Liberdade. Represión e resistencia en Galicia 1936-1977", organizada por la Xunta de Galicia en el Auditorio de Galicia (Santiago de Compostela) entre noviembre de 2006 y enero de 2007.

Uxío Souto. Paso dos Pirineos, 1939.
Museo de Pontevedra. Depósito da familia Souto Aliseda. Tomado de libro Memorial da liberdade, Xunta de Galicia, 2006
.

Uxío Souto. campo de concentración en Francia, 1939.
"Se calculan unos 100.000 los refugiados que estuvieron soportando las duras condiciones del campo de Argelès. Se llegó a alcanzar la cifra de 25 muertos diarios. Un verdadero infierno para muchos republicanos que estrenaban su exilio abandonados por el gobierno Francés a una suerte penosa...En marzo de 1939, el fotógrafo Robert Capa visitó el enorme campo de la playa de Argelès, donde se encontraban en ese momento encerrados más de 80.000 republicanos españoles. La descripción que hizo del mismo fue:
"...un infierno sobre la arena: los hombres allí sobreviven bajo tiendas de fortuna y chozas de paja que ofrecen una miserable protección contra la arena y el viento. Para coronar todo ello, no hay agua potable, sino el agua salobre extraída de agujeros cavados en la arena". (tomado de Museo de la posguerra, 26/09/2010).