lunes, 4 de agosto de 2014

En el III Congreso Nacional de Neuropsiquiatría, Santiago de Compostela, 1952

III Congreso Nacional de Neuropsiquiatría (actual AEN) (Santiago 1952) Primera fila comenzando por la izquierda Baldomero Lois Asorey,  Pérez López-Villamil, un militar, Cardenal Quiroga Palacios,  Antonio Vallejo Nágera, dos personas sin identificar y a la derecha Ramón Sarró Burbano. (tomado de libro Locura, medicina, sociedad: Ourense (1875-1975)



El “III Congreso Nacional de Neuropsiquiatría, Santiago de Galicia, Julio de 1952, (Conmemoración del Centenario del Prof. Ramón y Cajal)" es el acto científico-político más importante celebrado en Galicia en este período. Fue organizado por Baldomero Lois Asorey (vicepresidente de la AEN), Villamil y Rodríguez Somoza. Fue el tercer congreso de la AEN tras la Guerra Civil. Durante el transcurso del mismo se suceden pequeños “acontecimientos” de cierta importancia política.
El Congreso es inaugurado con un discurso de A. Vallejo Nágera, quien aparte de establecer una glosa en torno a Santiago Ramón y Cajal, centra su discurso en torno a varios temas: la preparación psicológica para la guerra (tema que el citado psiquiatra considera un problema estratégico nacional de capital importancia -estaban en el marco de la “guerra fría”-), la orientación de la psicoterapia, las perspectivas de la psicocirugía y el problema de la psiquiatría infantil.
Después de Vallejo Nágera, interviene Gonzalo Rodríguez Lafora, que no hacía mucho que había regresado del exilio mexicano, con una conferencia dedicada a “Memoria de Ramón y Cajal”. Belarmino Rodríguez Arias participa con una conferencia en torno a los “Veinticinco años de existencia de la Asociación de Neuropsiquiatría”, en donde trata de romper una lanza a favor de la recuperación de la revista “Archivos de Neurobiología”, publicación interrumpida desde el inicio de la Guerra Civil. Tal y como relata Valenciano (1978), desde un año antes del  II Congreso (en Valencia en 1950), se venía gestando la idea de que la Asociación de Neuropsiquiatría volviese a asumir como órgano oficial dicha revista. En Valencia hubo un empate en las votaciones y en Santiago en 1952 Vallejo Nágera aconseja no volver sobre el tema, por lo que vistas las dificultades de plantear la publicación de la revista en el seno de la Asociación, Lafora, animado por sus colaboradores, abordará personalmente la tarea.
Las Ponencias giran en torno a “Orientaciones neurológicas en psiquiatría”, “Orientación Somática en Psiquiatría”; “La Tendencia somática y experimental en Psiquiatría”; “Neuropatías heredofamiliares”; “Problemas médicos forenses que plantean los tratamientos biológicos modernos”... Pero creemos más interesante destacar la participación de diferentes figuras de la Neuro-Psiquiatría española del momento. Además de Cabaleiro, estuvieron Gonzalo Rodríguez Lafora, Villacián, Valenciano, Castilla del Pino (Dispensario de Neuropsiquiatría de Córdoba: “Sistematización clínica de los síndromes obsesivos”, “Encefalitis primarias”), Obiols Vié (“Daseinanalyse”), D. Parellada (“Psicosis gripales”), L. Rojas y M. Rojo (“Terapéutica tropánica en la neurosis obsesiva”, “La Técnica reflexológica foto-barbitúrica”), J. Simarro Puig, J. Solé Segarra, V. Peset Llorca, Jerónimo de Moragas (“Consideraciones sobre la transferencia en psiquiatría infantil”, en colaboración con J. Pertejo). También participan psiquiatras portugueses como Barahona Fernandes y Almeida Lima (“Leucotomía em síndromas dolorosos”).
Los ponentes gallegos fueron Cabaleiro Goás, Alonso Fernández (Director del Dispensario Provincial de Higiene mental de A Coruña), Bernardo García de la Villa (Director del Hospital Militar de Vigo: “Posibilidades del tratamiento en algunas encefalopatías infantiles”, “Electropsicoterapia”) y B. Lois Asorey (“La Histamino-reacción indiferente como indicio de un pronóstico evolutivo desfavorable de la lúes”).
Otros autores también aportan trabajos sobre “Esterilidad psicógena”, leucotomías, curas de Sakel, electropiroterapia, bombeo espinal, “Uso de Histamina y mostaza nitrogenada en el tratamiento de las psicosis”, “Tratamiento de las psicosis marginales con hormonas sexuales”, “Valoración del dinero por el enfermo mental”, “El problema de los psicópatas en los internados”, peritaje psiquiátrico, aspectos psicosomáticos del paciente quirúrgico...
La nota de color la pone en el Congreso la Sección Femenina de la FET y de las JONS, quienes presentan una comunicación para hacerse cargo de la “Formación de la llamada Asistente Social”. Para ello utilizarían el llamado Cuerpo Visitadoras Sociales (en capitales de provincia) y de Divulgadoras Sanitario-Rurales, creado en 1940 y que según reza en la comunicación contaba en la época con “3100 camaradas en servicio activo” que la Delegada Nacional ponía en ese momento al servicio de la Psiquiatría y de Higiene Mental española del momento.
Este congreso va a suponer un punto de inflexión en la relación de la psiquiatría gallega con el resto de la psiquiatría española. La foto de familia de los participantes en el Congreso, tomada en las escalinatas de la plaza de Platerías de Santiago refleja algunos aspectos interesantes. En primera línea están Villamil y Lois Asorey, los psiquiatras expulsados de Conxo en la II República, y que forman parte de las directivas de la AEN entre 1942 y 1957, pero que en pocos años darán el relevo en el liderazgo a otros psiquiatras situados algunos escalones más arriba y confundidos entre el resto de los asistentes, como Cabaleiro y Alonso Fernández. Están también en primera línea Vallejo Nágera y Sarró, pero falta López Ibor, quien no acude al Congreso. Lafora acude pero no sale en puestos de honor. En el centro del grupo, presidiendo, los militares y la Iglesia (el Cardenal Quiroga Palacios, verdadero director de Conxo en ese período oscuro del Manicomio). Probablemente aún habría más lecturas de esta foto si se lograse identificar a todos los personajes.
Un año después de ese Congreso, a finales de 1953, Lafora escribe personalmente a un gran número de psiquiatras españoles de todas las edades y tendencias solicitándoles trabajos y aportaciones económicas para iniciar la segunda época de “Archivos”, que se inicia en 1954.
(tomado de libro Locura, medicina, sociedad: Ourense (1875-1975),, de David Simón, 2005)



Pedro Ortiz Ramos  (Alhama de Granada 1903-Málaga 1977), Bernardo García de la Villa (padre de José Manuel García de la Villa. Fue médico militar y director del Hospital militar en Vigo, así como neuropsiquiatra del Seguro Obligatorio. En este congreso de 1952 presenta dos trabajos: "Electropsicoterapia","Posibilidades de tratamiento en encefalopatías infantiles") y Juan Obiols Vié
 (ARCHIVO GARCÍA DE LA VILLA MERCHÄN)





III Congreso de Neuropsiquiatría (Santiago, 1952). Bernardo García de la Villa y su esposa, Esposa de Pérez López-Villamil, Pedro Ortiz Ramos, Ignacio Ribas Marqués y Ramón Sarró Burbano  (ARCHIVO GARCÍA DE LA VILLA MERCHÄN)


III Congreso de Neuropsiquiatría (Santiago, 1952). Nicandro Pérez Vázquez y su esposa, Manuel Cabaleiro Goás y su esposa, Francisco Alonso Fernández y Bernardo García de la Villa (ARCHIVO GARCÍA de la VILLA)