jueves, 20 de agosto de 2015

El cólera de 1885 en Ourense: "Dende Quereño á Canda...¡Que vacunen ó demo!. A min non me xiringa nadie”.

Cólera en París. Grabado de Honoré Daumier, 1840 (tomado  http://www.requena.es/sites/default/files/images/V%C3%ADctima%20del%20c%C3%B3lera.-Cholera%20in%20Paris-.Grabado%20de%20Honor%C3%A9%20Daumier,%201840.jpg)



El cólera es una enfermedad bacteriana intestinal aguda que en su forma grave puede dar lugar a un cuadro de comienzo rápido que se manifiesta con una diarrea acuosa que produce una deshidratación rápida, con acidosis, colapso circulatorio, hipoglucemia en niños, e insuficiencia renal. El agente infeccioso es e
l Vibrio cholerae.
El cólera fue un importante motor de la higiene pública y la medicina social moderna. Varias importantes figuras de los movimientos sanitarios del siglo XIX hablaron de “nuestro aliado el cólera”. Las principales causas de la desaparición del cólera en Europa como enfermedad social fueron de carácter sanitario, principalmente la instalación de sistemas modernos de abastecimiento de aguas y alcantarillado, así como la elevación del nivel de vida. También contribuyó la terapéutica y la vacunación anticolérica, ideada por Jaime Ferrán y aplicada en 1885 en Valencia. Fue la primera vez en el mundo que se empleó una vacuna para inmunizar seres humanos frente a una enfermedad bacteriana.

En la sección de Hemeroteca de La Voz de Galicia de hoy se hace una referencia a una noticia de 20 de agosto de 1885 acerca la epidemia de cólera que se estaba produciendo en España en ese momento. 

"LA MORTALIDAD DEL CÓLERA SE SITUA EN DOS MIL DEFUNCIONES DIARIAS" (LA VOZ DE GALICIA, 20 DE AGOSTO DE 1885)

En esta noticia informaban cómo a estas alturas del mes de agosto no había constancia oficial de que las provincias gallegas estuviesen afectadas por la epidemia, pero sin embargo sí que esta epidemia llegará a Galicia en semanas posteriores aunque no alcanzó la extensión y gravedad que hubo en otras zonas del Estado. Fue la última epidemia infectocontagiosa aguda “clásica” del siglo XIX en el conjunto del Estado español.

Zonas invadidas durante agosto y septiembre en la epidemia de 1885 (P. Hauser)


En un trabajo que fue publicado en la revista MINIUS en 2006, se hizo una revisión acerca de la epidemia de cólera en la ciudad y provincia de Ourense en el año 1885 (“El cólera de 1885 en Ourense” . Autores: SIMON LORDA, D.; RUADOMINGUEZ, ML.  MINIUS, 2006, XIV, p. 269-282). En este trabajo se analizó la respuesta articulada por las autoridades gubernativas, la medicina ourensana y el Colegio Medico-Farmacéutico de Ourense, así como algunas referencias de la prensa del momento.






El vibrión colérico, o mas bien la amenaza de una epidemia con todas sus consecuencias sociales y sanitarias, llega a la provincia de Ourense a finales de la primavera de 1885 y se va a mantener hasta el otoño de ese año. Desde Mayo de 1885 tanto el Gobernador Civil como el Presidente de la Diputación Provincial (Dn. Ramón Pedrayo Silva) publicarán en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) numerosas instrucciones destinadas a los Ayuntamientos a fin de que se recordasen las normas higiénicas para evitar epidemias (BOP, 21-5-1885) o alertando a la población acerca del inicio de la epidemia (BOP, Junio 1885). Como otra medida preventiva, en Julio de 1885 la Diputación aceptó asumir los gastos de alquiler de una vivienda en la zona de San Francisco destinada a hospital provisional de coléricos, cuyo sostenimiento iba a correr inicialmente a cargo del Ayuntamiento de la capital ourensana. También se decide arrendar otra en las inmediaciones de la Estación de ferrocarril para instalación de un Lazareto.
Pese a todas estas previsiones los informes oficiales a la prensa a mediados de Agosto indicaban que “continuaba siendo satisfactorio el estado de la salud pública en esta capital y pueblos de la provincia” (según figura en el periódico habanero “Galicia Moderna” (16-8-1885)).
Unas semanas antes las Diputaciones gallegas tras una conferencia sanitaria acordaban establecer dos lazaretos en las fronteras de Galicia, ambos en la provincia de Ourense: uno en Quereño (primera estación de Galicia en la línea del Noroeste Madrid Coruña) y otro en la Portilla de la Canda (A Mezquita-Ourense), en la carretera general de Vigo a Castilla. También hubo el proyecto de establecer un lazareto de observación en Monforte y se habilitó otro en la estación de ferrocarril de Ourense..
Las autoridades políticas y sanitarias estaban sumamente preocupadas por las posibilidades de contagios traídos desde fuera de Galicia por uno de los clásicos movimientos migratorios estacionales que desde varios siglos antes se producían en el mes de septiembre: el regreso de las cuadrillas de segadores gallegos que anualmente se desplazaban a Castilla en los meses del estío. Se contaban por miles a mediados de siglo, y tradicionalmente se desplazaban a pie siguiendo una serie de rutas que por Ourense salían hacia Castilla por Quereño y por la zona de As Portillas y Porto (Zamora). En esta última zona también se estableció una inspección sanitaria en la zona de Ramilo (Viana do Bolo) tratando de cubrir en el paso por la sierra hacia Porto (Zamora), en la zona de sierra Calva y sierra Segundeira, por donde transitaban la mayor parte de los segadores de Valdeorras, Trives, Quiroga y Monforte. La Diputación ourensana confiaba en que cubriendo estos puntos indicados con “una exquisita vigilancia pueden cerrar esta región y preservarla en lo factible de una invasión colérica”.

Vista aerea del pueblo de A Conda y la Portilla de A Canda, en  el Concello de A Mezquita (Ourense) en la frontera entre Zamora y Ourense, en un terreno hoy marcado por los diversos trazados de las carreteras de accesos a Galicia . Tomado de http://www.amezquita.es/index.php/es/vistasaereas-2Añadir leyenda


La prensa de la época reflejó el evento sanitario. Así en el periódico ourensano “O Tío Marcos da Portela” del 13-9-1885, se relata de forma satírica la visión de uno de los segadores gallegos ante la actuación de las autoridades en el lazareto de inspección sanitaria de la estación de Quereño.    





Dendesde Quereño” CARTA D’UN SEGADOR ‘A SUA MULLER, por Antón Ferreiro.O Tío Marcos da Portela” del 13-9-1885

Maripepa d’a miña alma,
ainda as maus á boca levo
da gomitona que tiven
nantronte no lazareto.
maxínate Maripepa,
qu’en canto entrei en Quereño
y aínda no wagon estábamos
com’as sardinas nun cesto,
un fato de zuruxanos,
de praticantes e médicos,
botáronse á nós de súpeto,
leváronnos a un pendello
onde facía un calor
abafante dos infernos
que por pouco alí nos cocen
o mesmo que un pan centeo.
C’us rayos duns mexunxes
dun condenado dun cheiro
que fedía que apestaba
arrepiando o pelexo,
fixéronnos gomitar
hastr’as raspas dos pementos
que engulimos en Castela
cando d’aló nos viñemos.

Din que nos fan estas cousas
por unhos diaños de bechos
que non sei en que conduto
d’noso corpo traguemos.
.....
Mais por moito que lles digan
Alí ninguén nos dá creto,
E formíganos á forza
Con xofre e ácedo fémico,
¡qu’ainda os formiguen á eles
todol-os diaños do inferno!.
Ausí nos poñen ós probes,
porque c´os outros viaxeiros
endeque son señoritos
trátanos con mais respeuto,
como si eles non tiveran
cal nos condutos é bechos.
É verdá que non é todo
darnos tan mal tratamento!
porque dempois ¡ay mi madre!
énchennos coma pelexos,
de pan, e vino e talladas,
de touciño e cachelos,
que nin o señor abade
come mellor que comemos.
Xá mañán nos darán solta
según eiquí me dixeron,
e como logo ei de verte,
sin mais miña carta cerro.
..



La "Mikado" en Quereño
Estación de Quereño (Ourense) (tomado de http://www.panoramio.com/photo/18709242)


Hubo mas referencias que de forma sarcástica criticaban la vacunación y las ideas de Ferrán. Así en “O tío marcos da portela”( 27-9-1885), en su sección “Casos e cousas”:

O doutor Ferrán, que vai de viaxe vacunando o cólera, non se quixo parare nunha vila onde o cólera está facendo estrozos.
-¿Dí que leva os microbios n-a faltriqueira o fuxe d’eles?.
-Esta caste de vacunación chéirame á chamosco. ¡ Si tamén se falsificarán os microbios!”.
------------------------
O doutor Ximeno1 dixo no Ateneo de Madrid que os microbios, xermen d’o cólera, aséntanse no tubo intestinal. ¿A qué ven entonces o sistema d’o doutor Ferrán, con vacunar os microbios pol-o xeito d’as vexigas?.
D’estaren n-o tubo intestinal, non ten volta, para facer a vacuna d’os microbios téñense que valer d’unha xiringa, d’un zurrichote, ou de cousa ansí que fincándolle por atrás saya á chorro por adiante.
Anque veñan por acó eu non deixo que me vacunen o cólera.
¡Que vacunen ó demo!. A min non me xiringa nadie”.




La vacunación anticolérica de Ferrán en Alcira. Grabado de R. J. Contell en La Ilustración Nacional  tomado de http://hicido.uv.es/Expo_medicina/Patologia_XIX/imagenes/microbiologia/vacuna_alcira1.jpg
---------------------------------------

----Otros enlaces:
  •  La batalla del doctor Jaume Ferran i Clua contra el cólera. http://www.alpoma.net/tecob/?p=8244
  • http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es/2014/02/el-colera-morboasiatico-se-convirtio-en.html