lunes, 3 de septiembre de 2012

"Ventanas en el cuerpo. Historia de un médico rural" (2012)

Ventanas en el cuerpo

La película "Ventanas en el cuerpo" se proyectó el día 31 de agosto y 1 de septiembre  en la Casa de la Cultura de Allariz a las 22:00 hrs.
Por no estar en Ourense en esos días, no pudimos asistir a las proyecciones de la misma, a las cuales estaban invitados todos los médicos de Ourense. Por suerte ya habíamos tenido la oportunidad de verla en un preestreno hace unos meses.
Recomendar desde aquí la película y felicitar al médico de Allariz (Ourense) Dr. Manuel Solla por su iniciativa.


De la Página WEB de la Productora TAMAGAZ FILMS  tomamos la información siguiente:

VENTANAS EN EL CUERPO

Año: 2012
Duración: 117 min.
País: España
Idioma: Español

Dirección: Gonzalo G. Palmeiro
Guión: Gonzalo G. Palmeiro & José Manuel Solla
Música: Zoran Djukanovic

Intérpretes: Alfonso Míguez, Manuel Solla, Montse Huerta, Eugenio Gómez, Javier Rodríguez, Jesús Pinazo, Antonio Rodríguez, Jesús García, Manuel Peral, Francisco López-Duque, María Gallego, Xosé Manuel Conde, Ruth Sabucedo, Fran Peleteiro.

Con la colaboración especial de María José Cantudo.

Equipo Técnico: PRODUCCIÓN EJECUTIVA José Manuel Solla & Gonzalo G. Palmeiro  DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA Xabier López  DIRECCIÓN ARTÍSTICA & VESTUARIO Alba Gómez  EDICIÓN Gonzalo G. Palmeiro  PRODUCCIÓN Manuel Álvarez  SONIDO Lorena Fernández  MAQUILLAJE & PELUQUERÍA Cristina C. Pazos  OPERADORES DE CÁMARA Xabier López & Javier L. Bermejo & Germán López  ILUMINADOR Manel Millán  POSTPRODUCCIÓN Xabier López  EFECTOS DIGITALES & DISEÑO GRÁFICO Ghe Design  MAKING OF & FOTO FIJA Alba González & Román Novoa.

Sinopsis:
En la noche del 20 de septiembre de 1951, un médico anónimo escribe la carta más difícil de su vida. Presionado por importantes y dolorosos secretos, se impone un duro castigo que considera justo: renunciar para siempre a su vocación y partir hacia un destierro sin posibilidad de retorno.
Sesenta años después, la vida de otro doctor, Gonzalo Herrero, es un navío a la deriva.
Con un divorcio no superado a cuestas y un trabajo en el que cada día se siente más agobiado y frustrado, su cuenta atrás hacia el desastre, hacía mucho tiempo que se había iniciado.
Obligado a tomarse unas vacaciones forzosas tras un delicado incidente en el hospital, Gonzalo busca aislarse del mundo para tratar de encontrarse a si mismo. Pero, cuando más escéptico comienza a mostrarse con su retiro, encuentra un viejo maletín de médico entre los objetos de exposición del hotel rural en el que se hospeda. En su interior halla una carta que le deja perplejo. Si bien su protagonista, un médico, se muestra completamente abatido al inicio de la misma, al dorso de la carta, en unas líneas escritas dos días más tarde, el 22 de septiembre de 1951, aparece como una persona nueva, llena de energía y esperanza. Gonzalo desconoce el nombre del autor de la carta, pero sí sabe a quién iba dirigida. En el sobre se puede leer: “Para mi único confidente, Diego Fernández de Aranda.”
Intrigado por la historia de esa carta, Gonzalo logra ponerse en contacto con Diego, un médico rural octogenario que vive retirado en mitad de la naturaleza, que accede a narrarle lo que le sucedió al autor, su amigo Eduardo Castañeda, el 21 de septiembre de 1951.
Se abre una ventana en el tiempo que comunica pasado y presente. Una ventana que permitirá a Gonzalo sentir en sus propias carnes el tour de force lleno de revelaciones que vivió Eduardo ese 21 de septiembre. Un día en que se enfrentó a sus fantasmas y cerró sus heridas. Un día que cambió su vida para siempre, y que ahora, también puede cambiar el rumbo de la vida de Gonzalo…