lunes, 28 de marzo de 2011

Lucha contra el fraude alimentario: Ourense (1910-1930)




Informe análisis de muestra de leche, Laboratorio Municipal de Ourense, 1910 (retocado, Archivo Municipal)
El Día Mundial de los Derechos del Consumidor (World Consumer Rights Day) se celebra todos los años el 15 de Marzo. Este día es una jornada para promover los derechos fundamentales de todos los consumidores, para exigir que sus derechos sean respetados y protegidos, y para protestar contra los abusos del mercado y las injusticias sociales que los socavan. Las preocupaciones por el fraude en el consumo vienen ya desde hace dos siglos, y también tuvieron una importante dimensión sanitaria. A finales del siglo XIX y primeros años del XX, la sociedad del momento, a través de sus instituciones, va tomando conciencia de que los fraudes alimentarios son una agresión y un peligro grave hacia la salud pública. Será a partir de entonces cuando se adopta la decisión de controlar la adulteración y la toxicidad de los alimentos a través de determinados órganos, controlados inicialmente por la administración, fundamentalmente vehiculado a través de la sanidad municipal. Es también la época en la que la industria agrícola, ganadera y alimentaria cuenta con avanzadas técnicas que permiten ofrecer al mercado nuevos alimentos, que se distinguen por su poder nutritivo, una mayor conservación, diferentes sabores y colores, y por otras características hasta entonces desconocidas.
En Ourense, y ya hablamos hace tiempo de ello, será el Laboratorio Municipal de Ourense uno de los elementos claves de la lucha contra el fraude alimentario, ayudado en su labor por los servicios veterinarios, guardias municipales, alguaciles e inspectores de sanidad del ayuntamiento. Inicialmente se denominó "Laboratorio químico y micrográfico municipal", para luego mas adelante pasar a ser el Laboratorio Municipal. Dirigido por el farmacéutico José Fernández , su labor será muy intensa entre 1910 y 1930, momento en que es absorbido por el Instituto de Higiene. Podemos ver en la imagen un informe de una muestra de leche, que indica que estaba aguada.  Este tipo de adulteración era una de las más corrientes en esos años (y posteriores).
L
"La Lechera", de Vermeer