sábado, 18 de septiembre de 2010

Bibliotecas: De Ourense a Amsterdam

Leíamos hace unos días en la prensa local que el Ministerio de Cultura acaba de adjudicar la redacción de proyectos para abordar la terminación de la remodelación de los dos edificios existentes destinados a albergar el Archivo Histórico Provincial y el levantamiento de un edificio de nueva planta destinado a Biblioteca de Ourense, en el antiguo convento de San Francisco. El plazo de ejecución será de 2 años.
Es una buena noticia para la ciudadanía de Ourense. La totalidad del equipo de redacción de nuestro Diario somos usuarios habituales de la Biblioteca Pública Nodal de Ourense casi desde su inauguración en la sede de la calle Concejo en 1978. Esta biblioteca pública, de titularidade estatal pero gestionada por la Xunta de Galicia, ofrece unos servicios a la comunidad que puntuamos como de nivel alto. Los fondos que tiene, el servicio de préstamo y la atención por parte de los funcionarios la puntuamos muy alta, pero está necesitada de mejores locales (más luz, amplitud....),  mayor digitalización de fondos y puestos multimedia, y mucha más disponibilidad horaria en fines de semana (sobre todo en meses no veraniegos).

Biblioteca Pública Nodal Ourense (tomado de  página web del Ministerio)

La oferta bibliotecaria de la ciudad se complementa bien  con la Biblioteca del Campus, con amplios horarios y un local magnífico, aunque atestada de estudiantes de la Universidad.
Hay otras bibliotecas como las de la Diputación, situada en el edificio Simeón,  en la que pese a tener buenos fondos de temas gallegos y ourensanos, así como modernas instalaciones, no hay buena accesibilidad (cuando van por allí nuestros documentalistas a consultar fondos la sensación es siempre la misma: es dificil saber qué hay en sus estantes además de verse casi obligado a pedir disculpas  y/o explicar con pelos y señales por qué acude a usar dicha biblioteca...y eso es mala señal. Un aspecto a mejorar claramente).
Desde "Diario de un médico de guardia" esperamos ya con ansia que concluyan las obras de la nueva Biblioteca de San Francisco. Esperamos estar ante un centro que cuando se inaugure será ser uno de los polos y faros culturales de la ciudad. Animamos desde aquí a que los gestores-planificadores de esa futura biblioteca se fijen en otras bibliotecas públicas de otros países y lugares. Un ejemplo: la biblioteca pública de Amsterdam, la Openbare Bibliotheek .

La Openbare Bibliotheek (OBA) de Ámsterdam es un edificio singular desde el que se pueden tener unas vistas estupendas de la ciudad. El edificio, de 28.000 m2, es de diseño moderno y funcional y está situado junto a Central Station(punto neurálgico de las comunicaciones de la ciudad y área metropolitana). Parece que uno de los objetivos de dicho proyecto y de los políticos que gestionan dicha biblioteca era que la gente usara, visitara y pasara más tiempo en la biblioteca. La comodidad que ofrece, su luminosidad, sus facilidades en el préstamo o en el uso de ordenadores (600 puestos de ordenador con acceso libre y gratis a internet) y los bonitos rincones que encierra, lo han conseguido claramente. Además de biblioteca, tiene una cafetería, un restaurante en la octava planta, teatro, una sala de exposiciones y una terraza desde la que disfrutar de esa panorámica sobre el perfil de la ciudad. El centro abre todos los días de 10 de la mañana a 10 de la noche.



El edificio recibe una media de 7.000 visitas diarias, aunque no todas vayan a la Biblioteca, ya que muchos acuden a los actos que allí se celebran o a la cafetería-restaurante.
Tuvimos la oportunidad de visitarla y de recorrer todas sus instalaciones este verano durante un viaje a Holanda.
Que tomen nota los gestores y los partidos aspirantes a gobernar la ciudad, la provincia o el Estado. Los lectores y usuarios de bibliotecas también votan. Ourense se merece una biblioteca de categoría -como mínimo como la de Amsterdam aunque con un par de pisos menos si acaso-.