domingo, 15 de noviembre de 2009

Críticas a Farjas desde "El Correo Gallego"

Nos acaban de hacer llegar a la redacción de "Diario de un Médico de Guardia" este enlace a un artículo de "El Correo Gallego". Nos lo envía uno de nuestros múltiples colaboradores infiltrados en las filas de la sanidad pública galega y fervoroso seguidor de blogs galaicos varios.
Hemos decidido colocarlo como entrada especial pues no es habitual en la historia de los medios de prensa gallegos que desde "El Correo Gallego" se haga una crítica tan contundente y explícita a un miembro del gobierno de la Xunta (en época de gobierno PP).
Espero que no sólo sean peleas/pullas/avisos por las subvenciones concedidas a unos u otros medios de prensa desde la Consellería....
Veremos.
-----------------
CELTAS SIN FILTRO
¿La legalidad y el rigor? LUIS POUSA Tal y como se van desarrollando los acontecimientos, uno empieza a dudar de que el cometido de doña Pilar Farjas como máxima responsable de la Consellería de Sanidade sea gestionar con buena mano y mejor criterio la sanidad gallega, es decir, los recursos públicos disponibles para tales fines. Más bien pareciera que su presencia en dicho departamento de la Xunta tiene como principales motivos dar satisfacción justiciera a quienes todavía acumulan el rencor de no haber sido aceptados en su día por los clanes endogámicos que años ha controlaban la Facultad de Medicina de la Universidade de Santiago, y transferir recursos públicos (escasos siempre casi por definición) a sociedades mercantiles privadas que ejercen la medicina con f ines de lucro. Cuando menos resulta llamativo que mientras Barack Obama se ha comprometido hasta los huesos por universalizar la sanidad en Estados Unidos, la señora Farjas vaya en Galicia en la dirección contraria, y busque todo tipo de excusas y estratagemas para debilitar la sanidad pública y, de resultas de ello, se provoque un éxodo de pacientes hacia la sanidad privada. La aseguradoras están encantadas. Y es comprensible que así sea. Quizá ese debiera ser el ámbito de gestión en el que dicha señora hubiera de estar ubicada. Incluso por pura coherencia personal con sus autopublicitadas convicciones doctrinales. El tercer motivo de su presencia en la Consellería de Sanidade tendría un matiz más políticamente partidario, pero no menos personal y sectario que los anteriores, cual es el de que el próximo candidato popular a la alcaldía de A Coruña inicie la campaña con el flamante regalo de una facultad de Medicina. Quizá ese día, si tal cosa se diera, algún rector sienta la náusea interior de haber sido aviesamente utilizado para una operación en la que, finalmente, una congregación religiosa termina haciéndose con el control en plaza de la enseñanza de Medicina y las correspondientes prácticas hospitalarias. Todo ello en una onda muy navarra y, no por casualidad, en un momento en el que los avances en investigación genética y biomedicina se topan con la oposición intransigente de varios grupos religiosos. Gobierne quien gobierne en Galicia, la dirección de la sanidad pública gallega no puede estar en manos de quien antepone sus compromisos privados a la salud de una sociedad, que como tal sociedad es plural y se rige por principios democráticos debidamente consignados en leyes. No hay confusión posible en el significado de un mandato que proviene del pueblo soberano. Esa es la cuestión. Y por lo mismo, no es legítima ni legalmente admisible que un informe privado, costeado con dinero público, cuyos autores se silencian y cuyos contenidos se ocultan, sea inapropiadamente utilizado como pedestal jurídico sobre el que se pretende justificar la decisión de dejar en suspenso la provisión de plazas docentes en los hospitales del Sergas. ¿Eso es "la legalidad y el rigor" al que se ref iere en sus taciturnas declaraciones la conselleira de Sanidade, Pilar Farjas Abadía, del primer Gobierno del presidente Alberto Núñez Feijóo? Honestamente, doña Pilar no está ni en el sitio adecuado ni en el momento oportuno. Su confusión de papeles es inasumible. LPOUSA@ELCORREOGALLEGO.ES
------------------------------------------------------------------------------------------------
Tiempos de esperanza/Tiempos sombríos
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque tras este artículo haya mucho compostelanismo creo que también hay muchas verdades como puños.

David Simón dijo...

http://pablovaamonde.blogspot.com/2012/01/cambios-na-conselleria-de-sanidade.html