jueves, 16 de julio de 2009

TERRITORIO FLORENCIO: La huella de un psiquiátrico

http://florenciodearboiro.org/mundomental.html

En el 2009 se celebran los 50 años de vida del Hospital Psiquiátrico Cabaleiro Goas, año en el que también, Florencio de Arboiro se jubila después de 35 años de trabajo en el mismo. Florencio de Arboiro como maestro de Taller Ocupacional de Pintura del Hospital Psiquiátrico Cabaleiro Goas de Ourense (función que desempeña desde 1975) ha organizado diferentes exposiciones de Art Brut. En ellas se han expuesto gran variedad de obras artísticas creadas por los internos. La pasión de Florencio por los enfermos mentales también se refleja en su propia obra escultórica, con sus series sobre la locura , que el llamda "El Mundo Mental". Florencio ha preparado una más que interesante exposición en el Monasterio Parador Nacional de Santo Estevo-Nogueira de Ramuin-Ourense, proyecto que él denomina "La huella de un psiquiátrico", en donde refleja sus vivencias en el Hospital y su relación con los internos. Según nos cuenta trata además de mostrar el proceso de deterioro de una institución que fue un modelo en otro tiempo. La exposición estará abierta de julio a septiembre de 2009. -----------------

------------------
“TERRITORIO FLORENCIO” Primavera de 1987. Alumno de sexto de medicina de la Facultad de Santiago que realiza las prácticas de rotatorio en el Hospital de Toén. A pie de la puerta del coche nos recibe “O Vilavedra”, un enfermo que en tono y modos burlescos a ratos, hosco a otros, nos irá guiando ese primer día por las dependencias y rincones de la finca del manicomio. Ya no recuerdo si fue ya ese día pero el caso pronto recalé en el Taller de Pintura y Laborterapia del Hospital. Ya para siempre, para mí lo he llamado “territorio Florencio”… Una especie de rebotica/tertulia de enfermos, trabajando codo con codo con Florencio en sus obras de arte (a veces individuales, muchas veces conjuntas). A la vez ha sido un lugar de ir y venir enfermos en el que siempre se estaba “afilando”, puliendo y co-construyendo un lugar diferente en la relación diaria del hospital con la locura y las personas que la sufrían. Años después, ya como psiquiatra en Toén, tuve la oportunidad de compartir muchos ratos con Florencio. Aquellos que hemos trabajado en la finca de la Conchada (Hospital Psiquiátrico de Toén) recordamos/conocimos a muchos enfermos especiales: El Pipas, O´Vilavedra, El Poeta... Todas ellas eran personas enfermas que vivieron gran parte de su vida allí. Algunos de estos de alguna forma condensaban y representaban muchas de las vivencias, emociones, contradicciones y también violencias que se entremezclan en todas las Instituciones psiquiátricas (manicomiales). Florencio conocía/conoce al dedillo sus historias personales y familiares, muchos de sus valores y actitudes, vivencias y confesiones que surgen en las largas horas de convivencia en el trabajo. Hay toda una “cultura del manicomio”, difícil de explicar en estas líneas, que Florencio maneja y conoce a la perfección, con campechanía y sabiduría popular. El amigo y compañero Florencio Martínez/Florencio de Arboiro, bien conocido por sus bronces y barros acerca de las brujas, y por su tenaz conservación/recreación/investigación sobre el mundo de los afiladores, de su filosofia de vida y de trabajo, de su argot (el “barallete”),… también ha conseguido humanizar, engrandecer y “recuperar” a través de sus esculturas a muchas personas que pasaron largos años de su vida en el psiquiátrico de Toén. A través de su esculturas basadas todas ellas en personas reales (enfermos mentales) que ha conocido en sus muchas horas al frente del Taller de pintura del Sanatorio Psiquiátrico en los últimos 35 años, Florencio cristaliza/imbrica una “Historia de vida” de cada escultura: Historias que por desgracia no están escritas salvo en la prodigiosa memoria y en algunas libretas y fotos que andan por sus múltiples talleres/espacios de creación (Cachamuiña, Arboiro, Toén…). Las esculturas y piezas sobre el mundo de la enfermedad mental que realiza este veterano artista/ trabajador del servicio público de salud, cobran aún más valor si uno tiene la suerte y la oportunidad de que el autor nos enseñe una a una las piezas, nos cuente el porqué de los títulos de las mismas y nos explique las mil y una historias humanas, a veces trágicas, que encierran y retratan sus esculturas: “Este meu filliño”, “Hai que atalo”, “Desprecio”.... Es una investigación cualitativa en estado puro, muy intuitiva, en la que él, como buen cazador que es, explorando a su manera métodos de la antropología y la sociología, hibridados (bricolados dirían otros) con su saber paisano ya la había ensayado/realizado en su labor de recuperación de los afiladores, una seña de identidad ourensana durante muchas décadas. Cientos de ruedas de afilar, cada una de ellas con su “historia de vida” esperan que un día alguien les busque un museo, aunque ya mientras tanto Florencio les ha ido buscando hueco en su página web (http://florenciodearboiro.org/ ) . Lo mismo decir de sus esculturas y obras dedicadas al “mundo mental” como a él le gusta llamarlo. Toén: Un hospital que fue pionero en muchos aspectos desde su apertura en 1959 por el PANAP, y que conoció la impronta y el impulso dado al mismo por su primer director (Manuel Cabaleiro Goás) hasta primeros de los 80, pero que luego ha pasado por períodos de altibajos, aunque ha sido un constante motor de la atención psiquiátrica en la provincia, siempre a la espera del desarrollo de una red de Servicios Públicos de Salud Mental en la provincia (red ahora potenciada por las inversiones y actuaciones del Plan Estratégico de Salud Mental de Galicia realizadas entre el 2006-2009 por el Servizo Galego de Saúde durante el período de gobierno de la Xunta bipartito PSOE-BNG-veremos qué pasa con lo planificado y previsto por este Plan hasta el 2011 con el nuevo gobierno de la Xunta bajo el mandato del PP-). Estoy seguro de que pase lo que pase con los derroteros de la política sanitaria venidera, el “territorio Florencio”se echará de menos en el hospital de Toén cuando él se marche. Ourense, 14 abril 2009 David Simón-Lorda

1 comentario:

David Simón dijo...

http://florencio-de-arboiro.com/portfolio_page/hospital-dr-cabaleiro-goas/

http://florencio-de-arboiro.com/psiquiatrico/