miércoles, 15 de julio de 2009

LA ORGANIZACIÓN DE LA ASISTENCIA SANITARIA EN OURENSE DURANTE LA GUERRA CIVIL Y LA POSGUERRA

“Llegué al cruce y allí me quedé quieto. Los soldados bajaban desplegados en hilera de tres: dos hileras por las aceras y otra en el centro. Tres. Llevaban los fusiles en la mano, bajos con la bayoneta en el cañón. Bajaban la calle muy despacio. Delante iba un oficial - ¿un comandante?, ¿un capitán?- con la pistola en la mano. Miraba hacia arriba, hacia los balcones, hacia los tejados. También miraba alrededor. Volví y nada conté. En el recuerdo quedó, casi sin tiempo, esta imagen perdida. Era un momento histórico. Sí, de la historia, que está hecha de tiempo y sangre como supe después.” ( José Angel Valente, tomado de “Hoy”,”El fin de la edad de plata”) TEMPO DE GUERRA Estábamos, señores, en provincias o en la periferia, como dicen,´ incomprensiblemente desnacidos. Señores escleróticos, ancianas tías lúgubres, Guardias municipales y banderas. Los niños con globitos colorados, pantalones azules y viernes sacrosantos de piadoso susurro. Andábamos con nuestros papás. Pasaban trenes cargados de soldados a la guerra. Gritos de excomunión. Escapularios. Enormes moros, asombrosos moros llenos de pantalones y de dientes. Y aquel vertiginoso color del tiovivo y de los víctores. Estábamos remotos chupando caramelos, con tantas estampitas y retratos y tanto ir y venir y tanta cólera, tanta predicación y tantos muertos y tanta sorda infancia irremediable. (J.A.Valente, “La memoria y los signos”) En este Ourense de los recuerdos infantiles del poeta José Angel Valente, durante la Guerra “incivil” y años posteriores, la asistencia sanitaria ourensana se verá sumamente presionada para atender las demandas que le llegaban como hospital de retaguardia. La asistencia va a ser dispensada en el Hospital Modelo de As Lagoas, en la Enfermería de Cabreiroá (Verín), en la Enfermería de O Carballiño, en el Hospital de Infecciosos de Mariñamansa y en el antiguo Hospital de As Mercedes. El periodista e historiador coruñés Calos Fernández Santander en su extensa revisión sobre la Guerra Civil en Galicia, tan sólo hace referencia al Hospital de guerra de Mondoñedo, y no menciona otros trabajos en los que se aportan datos dispersos acerca de diferentes dispositivos sanitarios ( hospitales, Enfermerías,...) organizados en la retaguardia gallega en los años de la guerra. Hay trabajos monográficos sobre Vigo, o referencias al Hospital Militar de San Caetano (Santiago), Guitiriz (Lugo) o al de Labaca en A Coruña. Tal y como ya se ha relatado en otro lugar (Simón, 2002), tras la depuración y represión sufrida por parte del personal del Hospital, las diferentes Salas y Pabellones del Hospital de As Lagoas se reorganizan en camas para Militares y Camas Civiles. En 1936, y al menos hasta Agosto de 1937, la parte Civil la componían: Cirugía de Mujeres y Ginecología (atendida por los médicos Santos Ascarza y Pol Piñeiro), Medicina de Mujeres y de Hombres (atendida por Bernardino Temes) y Sala de Venéreas (la atendía el Dr.Carlos Guitián). En Julio de 1937 el Hospital tenía 121 militares y 104 civiles ingresados. Entre los militares hubo importantes grupos de “moros”, entre 37 y 42 en Marzo y Abril de 1937, trasladados muchos de ellos desde la “Enfermería Indígena de Guitiriz”(Lugo). Pese a la escasez de medios y la carestía de algunos productos, no hubo inconveniente para que se sirviesen “Extraordinarios” a los enfermos para celebrar el Aniversario del Glorioso Movimiento Nacional ( denominado como “GMN” en numerosos documentos de la época) o el día de la toma de Bilbao. Acerca de la “Enfermería Indígena de Guitiriz” o también llamado “Hospital Militar Indígena de Guitiriz” se puede ampliar algo más la información (y ver alguna fotografía) en el acercamiento biográfico a la figura del Dr.Ovidio Vidal Ríos realizado en Miragaya (1999). Hoy en día las gentes de la comarca recuerdan la mezquita y el “cementerio moro” que se instaló al lado del Hospital , situado en el edificio del Balneario de Guitiriz. La Enfermería de Cabreiroá estuvo instalada en los locales del Balneario, y atendía e militares heridos o enfermos. Dicha Enfermería estuvo operativa entre Diciembre de 1936 y Marzo de 1937. El médico de la Enfermería era el médico del Balneario de Cabreiroá, Dr.Antonio Sanguino. Este doctor era el Jefe de la Centuria de Falange Española de Verín, y estaba emparentado con los dueños del Balneario, la familia Salgueiro, también muy activos representantes del “Nuevo Orden” y “Nuevo Estado” surgido tras el “GMN”. Todos ellos fueron tristemente conocidos por vincularse a la represión en la zona. También trabajo allí una temporada el médico Gustavo Contreras Cerdeiriña, luego encarcelado por protestar por las condiciones en las que allí se atendían a los enfermos y probablemente también por su ideología política afín a los socialistas. Este uso sanitario-político del Balneario de Cabreiroá fue retomado en la ficción en fechas recientes ya que fue utilizado como escenario para el rodaje de la película “Se quién eres” de Patricia Ferreira. Dicho filme está inicialmente ambientado en un sanatorio psiquiátrico rural de fin del siglo XX (Cabreiroá) , describe en tono de thriller psico-policíaco algunos hechos relacionados con movimientos golpistas en la Transición española. Curiosas coincidencias -espero que los “austerianos” me orienten en este embrollo-... La Enfermería de O Carballiño es creada en Marzo de 1937, en el local del Asilo de la Fundación Hermanos Prieto, cuando por proximidad a la capital deciden trasladar allí a todos los militares enfermos que estaban en la Enfermería de Cabreiroá. Era dirigida por el Dr. Francisco Piñeiro Rodríguez (con sueldo de 400 ptas/año) y también trabajaba allí como médico el Dr. Agustín Gamallo. Sabemos que contaba con mesa de operaciones, y que funcionó al menos hasta finales del otoño de 1937. Llegó a tener 5 enfermeros. El Hospitalillo de Infecciosos de Mariñamansa: Como ya se relató en otro número previo de “Auriensis”, se había inaugurado en 1922, y era denominado en ese momento “Pabellón Sanitario para epidémicos”. Construido por suscripción popular y entregado al Ayuntamiento de Ourense por la Comisión que administraba los fondos recaudados con motivo de la epidemia gripal de los años 1918. Tiene actividad discontínua hasta la Guerra Civil, y ya en plena contienda, en 1937, trasladan al Hospitalillo de Infecciosos a todos los enfermos tuberculosos que estaban en los pabellones del Hospital de As Lagoas. El Antiguo Hospital de As Mercedes (el “Hospital Viejo” de la época) es reconvertido y habilitado para HOSPITAL MILITAR (enfermos militares) en los primeros meses de 1938. Lo abren con siete monjas franciscanas, dos médicos de guardia y cuatro enfermeros, amén de porteros y personal de cocina. En el momento en que se abre como Hospital Militar desplaza a la Escola de Artes y Oficios instalada allí tras el incendio del Instituto de Diciembre de 1927. El edificio de As Mercedes le será devuelto a la Diputación por el Ejército en Enero de 1944, trasladándose todos los servicios militares que allí quedaban al cuartel de San Francisco. Pascual Carballo (2000) apunta un conflicto a lo largo del año 1937 entre distintos poderes: eclesiásticos, Diputación (en manos de los militares) y el Ejército, en el cual se disputaba la propiedad y orientación que se le debía de dar lugar al edificio. No hubo duda: obviamente estábamos en plena Guerra Civil y la Diputación al mando de los militares. Aunque no se han encontrado referencias documentales, sí aparecen referencias en la bibliografía, acerca de un médico de este Hospital llamado R.Zorrilla, el cual firma uno de los capítulos del libro colectivo “Cuestiones Médico Quirúrgicas de Guerra” (1938). El Dr.Zorrilla hace una revisión acerca de los “hospitales de sangre”. En dicho libro intervienen otros destacados médicos gallegos: F. Alsina, R. Baltar y Juan José Barcia Goyanes. Concluíremos aquí estos apuntes inacabados acerca de algunos aspectos de la asistencia sanitaria,la Sociedad y la Política ourensana en uno de los más negros y sombríos períodos de la España del siglo XX: la guerra civil y el inicio de la dictadura franquista.